Home » ARQUITECTURA, URBANISMO, INTERIORISMO Y PAISAJISMO » La utilidad del patrimonio en siglo XXI.

La utilidad del patrimonio en siglo XXI.

 

p4_72pp

El pasado 19 de diciembre se anunció la elección de los arquitectos que van a rehabilitar, reestructurar y renovar la Biblioteca de Asplund en Estocolmo, uno de los emblemas de la ciudad. Hay dos aspectos fundamentales que hace distinta esta intervención de lo que hacemos aquí, o mejor dicho no hacemos, y de los que convendría tomar nota:

El primero es que, a pesar del emblemático valor que tiene para los Suecos, la van a reestructurar al objeto que siga siendo funcional y eficiente; lo que aleja la intervención del rancio conservadurismo en el que estamos envueltos en este país, y más aún en la Comunidad Valenciana, en la que el “proteccionismo funcionarial” del valor pesa en exceso haciendo inútil lo más granado de nuestro patrimonio, dónde los edificios históricos se mal mantienen por sus hastiados propietarios y el patrimonio natural se convierte en vertedero, ante el abandono por su falta de rentabilidad.

El segundo, y no menos importante, es que anunciándose el equipo redactor del proyecto ahora no se prevé se inicien los trabajos hasta pasados al menos dos años, dando tiempo a plantear las soluciones y consensuarlas, con una redacción lo más responsable y exquisita posible; todo lo contrario que aquí, en el que “venga venga” es la tónica de algunas administraciones, más preocupadas de cortar la cinta y sacar las obras en el programa electoral, que de hacer una autentica labor eficiente y funcional para los administrados.

No deja de ser un ejemplo a tener en cuenta para reflexionar: primero sobre el modelo de protección de patrimonio que nos interesa; y segundo sobre la gestión de las obras públicas que sería deseable.

biblioteca-estocolmo-01